Curso: «Cómo gestionar las crisis»

El conflicto es consustancial a estar vivo, pero no es lo mismo disponer de herramientas con los que gestionarlos, que encontrarse perdido y zarandeado por el destino. Desde ese momento me pareció increíble como tantas personas carecen de los mínimos  recursos imprescindibles para poder navegar las tormentas inevitables de la vida. Sin darnos cuenta, nosotros mismos aumentamos nuestro dolor. Nadie nos  enseña lo contrario. No hay educación para los dolores de la vida. No nos enseñan qué hacer en momentos de ansiedad, no nos enseñan cómo procesar las pérdidas y las decepciones, no nos enseñan a desplegar nuestros potenciales internos frente al caos. No quiero decir que conociendo estos recursos podemos evitar sufrir, pero sí procesarlo e integrarlo de una manera mucho más efectiva. Estos recursos son el paraguas en la tormenta, el fuego en el invierno, la cama en el dormir. No podemos evitar la lluvia, el frío y el sueño, pero podemos mejorar nuestra adaptación a ellas. Toda la atención se suele ir sin embargo a la solución de los problemas en el mundo exterior, intentando conseguir cosas, no perder otras, modificando relaciones. No nos damos cuenta de que, en verdad, el enemigo es interno. Son nuestras propias emociones desbordadas y desproporcionadas de lo que tenemos miedo. Son esos los caballos que tenemos que aprender a cabalgar y moderar. Y, sin embargo, no sabemos cómo.  Muchas veces las personas se encuentran como náufragos sin rumbo bajo las tormentas de la vida sin encontrarle un sentido. Son millones las personas que, en ocasiones, perciben a si mismos como paseantes sin rumbo por un mundo sin finalidad fingiéndose felices frente a otros enmascarados como ellos, víctimas de un sistema que se  autodestruye poco a poco. Ahí llegan las adicciones, las enfermedades, las depresiones, las resignaciones desesperanzadas. Ahí nos refugiamos en el ocio dañino, en las medicaciones compulsivas, en la pérdida de la vitalidad y la alegría. Ese no es el camino.

En este seminario de un día haremos una introducción a recursos útiles y prácticos que podamos usar en los momentos de alta intensidad de la vida. Un curso sobre las emociones negadas, sobre las desproporcionadas y las inoportunas. Un curso sobre cómo cabalgarlas comprenderlas, gestionarlas, moderarlas, usarlas y sacarles partido. Una pequeña introducción al uso de las armas con las que navegar nuestros mares internos. Trucos, recursos, herramientas.

En todas las leyendas se cuenta que es en lo más profundo de las cuevas vigiladas por los dragones más atemorizantes, donde siempre se encuentra el tesoro. El tesoro de nuestra verdad, el tesoro de nuestra identidad real. El tesoro que nos revela qué es, en verdad, mi vida.”

INSTUCTOR

Instructor